Una mamá mexicana en Bélgica

una mama mexicana en Belgica

Hoy te presento a Giovanna, una mamá mexicana en Bélgica. Cria a sus hijos bilingues, se reinventa profesionalmente y mantiene sus costumbres de origen. Es una mujer que lucha por sus sueños y enfrenta la vida con mucha energía y determinación. En las redes se la conoce como Misión: mamá Ninja, con eso te vas haciendo una idea!

  1. ¿Cuánto tiempo llevas siendo mamá expatriada?

Mi nombre es Giovanna y tengo un blog que se llama Misión: Mamá Ninja, soy italo-mexicana, nací en la Ciudad de México y me fui a vivir a Bélgica en el 2007. Poco más de 10 años ahora.

  1. ¿Qué ha sido a lo que más te ha costado adaptarte?

Primero, los horarios y la comida, la poca luz en invierno y los días larguísimos de luz en verano. La cultura, definitivamente nos hacemos una idea y en lo que tenemos este periodo de adaptación hay una brecha cultural que en un principio se me hacía violenta en cuanto a la manera de hablar y actuar en ocasiones. El trabajo, hacerme de un grupo de amigos, las personas aquí no son tan afectivas como en México, esa calidez la extrañaba, me hacía sentir sola y me costaba adaptarme al nuevo estilo de vida.

  1. ¿Cómo es un día cualquiera en tu familia?

Soy mamá de 2 niños, trabajo medio tiempo a una hora y media de mi casa, esos días salgo a las 7 de la mañana y regreso a las 7 de la noche; mi esposo y mi suegro se encargan de los niños la mayor parte del tiempo pues tengo una enfermedad rara que no me permite tener la fuerza suficiente para jugar, pero depende del día, como dicen hay días buenos y otros no tanto. Por otro lado mi esposo trabaja a 5 minutos de la casa con un horario muy flexible, también estudia, así que los últimos 2 años han sido de correr. Pero un día normal en el que estamos juntos, nos levantamos, los niños acompañan a su papá por el pan para desayunar, se van a dar una vuelta al bosque o en bicicleta (a veces los acompaño, pero siempre depende de mi salud en ese momento), comemos juntos, jugamos, vemos alguna película, bañamos a los niños, cena y a dormir. Yo tengo mi trabajo a medio tiempo en recursos humanos y finanzas, mantengo un blog y estoy haciendo una pequeña empresa; también hago formaciones sobre Marketing digital, la mayoría en Internet por eso del tiempo, me gusta estar activa, aunque no pueda hacer muchas cosas por el momento.

Los días que estoy en casa entre semana, me dedico al blog, estudios y casa en lo que llegan los niños de la escuela; trato de tener alguna actividad preparada con ellos, y ya lo demás es la rutina para antes de irse a dormir.

  1. ¿Qué importancia le otorgas a la adaptación a la nueva cultura y sociedad? ¿Cómo crees que repercute en el crecimiento de tu hijo y su desarrollo?

Me gusta Bélgica, la adaptación fue difícil en un inicio pues tenía una idea muy herrada de como sería, pensé que sería más fácil, conseguir trabajo o seguir mis estudios. La sociedad, en general son amables, pero no te haces de amigos belgas fácilmente, pero cuando los tienes son sinceros, eso me gusta, las personas son directas, no te hacen perder el tiempo.

Para mis hijos, no podría ser mejor; primero ellos nacieron aquí, así que no tuvieron ese periodo de adaptación, es un lugar tranquilo donde vivo, con buenas escuelas y no existe la violencia que encontramos en México, tienen contacto directo con la naturaleza y es muy fácil viajar con ellos desde Bélgica, pues de alguna manera estamos en el centro de Europa. La ayuda financiera por parte del gobierno es buena, tienen un sistema de salud excelente pero también hay que adaptarse a él pues no es igual al que conocemos en México. Creo que mis hijos aquí pueden hacer lo que quieren, hablando de estudios, tienen actividades todo el tiempo si ellos quisieran y la verdad creo que son felices. Nos encanta ir a México, pero nada más para las vacaciones, ellos todavía no se dan cuenta de todo esto, pero creo que para nuestra familia vivir en Bélgica es una fortuna, no todo es perfecto, pero tanto las escuelas como las personas en general les dan un lugar importante a los niños; por cierto, tengo dos mi hija mayor de 5 años Laïyna y mi hijo menor de 3 años Marek.

  1. ¿Cuáles dirías que son las ventajas y las desventajas de criar a un hijo en un lugar como el que vives?

Las ventajas son principalmente la ayuda financiera que te otorga el gobierno, las escuelas son gratuitas, la medicina hasta los 12 años también, tienen contacto con la naturaleza, el estilo de vida es tranquilo y sobre todo te da oportunidad de hacer muchas cosas que sin esa ayuda tal vez no podríamos. Aquí no tienes que decidir si vas a tener un hijo y podrás darle lo que necesita (en base al dinero y tus gastos); eso me parece maravilloso. Aquí existe un modelo de salud preventivo, así que no lo piensas, si crees que tiene algo tu hijo vas y punto, mejor prevenir que lamentar.

Me gusta que para los niños en épocas de vacaciones tengan acceso a diferentes talleres de verano, a cualquier actividad por lo menos hay una lista enorme, pero a partir de los 3 años. Tampoco es que los tenga siempre en actividades, pero una semana o dos en las vacaciones largas siempre les sienta bien.

Las desventajas, hasta ahora son pocas, pero podría referirme al sistema de salud en cuanto a los horarios. Aquí si tienes un problema en la noche o fin de semana es imposible hablar con el pediatra, vas directamente a urgencias, me estresaba mucho cuando mis hijos eran bebés, no tener a la mano el teléfono del pediatra y poder hablar con él en el momento. En México uno puede hacerlo. Pero a la vez es un momento de adaptación.

Los servicios son muy caros, la mano de obra, tener a alguien que te ayude, eso es muy caro, así que las comodidades que una pudiera tener en México, aquí no las tienes tan fácilmente. También creo que hay cierto racismo, aunque hay políticas para eso en las escuelas y trabajo uno lo ve y lo siente. Tengo ejemplos, muchos ejemplos y momentos desagradables.

  1. ¿Qué lugar otorgas a la herencia cultural en la educación de tus hijos? Hablan español en casa, comen comidas de tu país, escuchan música de tu niñez…

Mis hijos hablan francés con su papá y yo les hablo español, lo entienden perfectamente, pero hablan poco español; les leo cuentos, las películas trato que sean en español, los festejos como el día de muertos y otras tradiciones se las enseño, así que por ese lado estoy tranquila, también hago comida mexicana, aunque no todos los días, y les encanta.  En general tratamos de tener presentes los valores de nuestras familias en casa.

  1. ¿Te ha sido fácil encontrar un espacio y proyecto personal y profesional en otro país?

No, para nada, me costó mucho trabajo encontrar trabajo, después del blog comencé un proyecto personal pero va lento, para hacer casi cualquier cosa es necesario tener una certificación, por ejemplo, a mi me gusta hacer pasteles, así que quería hacer mi empresa, pero para tener el acceso, debía hacer tres años de formación en pan, pasteles y helados; no pude por problemas de salud, así que me estoy enfocando a otra cosa y estudiando. Ser independiente, es muy caro, pues los impuestos que pagas son alrededor del 50 % de tu salario, si eres independiente aún más, pero al mismo tiempo lo ves en todas las oportunidades que tienes, salud, escuela, limpieza, etc…

  1. ¿Crees que diferentes países de expatriación requieren de una actitud distinta? ¿Cuál es el mejor consejo que podrías dar a otra mamá que piensa en irse a vivir a otro país?

Antes que nada, investigar un poco, meterse a grupos de personas expatriadas en el país que quieren irse para tener un panorama general del lugar en cuestión, preguntar sobre salarios, calidad de vida, papeleo con cuanto dinero uno vive, rentas, etc….toda información es oportuna.

Definitivamente cada país es distinto y nunca terminas de conocerlo y siempre vas a ser “la extranjera” por más que te sepas adaptar; hacer un plan a corto, mediano y largo plazo dependiendo del porque de la decisión del cambio de país y siempre tener un plan “B”. Hay que tener una actitud positiva y mente abierta pues es un cambio radical y no siempre es fácil, la brecha cultural puede ser muy grande dependiendo del país, así que sin prejuicios y tratar de adaptarse al lugar con la mejor actitud y mente positiva. Tal vez en el inicio les sea difícil el cambio y quieran dar la vuelta, pero recuerden que, y el por qué decidieron irse, sobre todo tener en mente que después de la tormenta llega la calma y que no todos los cambios de países son tan difíciles o estresantes, o con culturas opuestas…..todo depende del destino.

En mi caso la familia es algo que extraño demasiado, pero afortunadamente la tecnología ayuda bastante y tratamos de vernos una vez por año, creo que también es importante cuando hay niños que sepan de donde vienen las costumbres y conozcan a la familia, por más lejos que estén, pero eso ya es muy personal.

 

Gracias Giovanna por tu tiempo y dedicación, los detalles y la información que has compartido son de mucha utilidad para muchas mujeres.

Pueden encontrarla en: https://www.misionmamaninja.com/ y en Twitter @MisionMamaNinja

Más historias de expatriadas por aquí

Saludos,

Erica

 

newsletter Mamas por el Mundo

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.