El Jet Lag de los niños

Unos días antes de coger nuestro avión, leí varios artículos y escuché a varias personas decirme eso de que los “niños se adaptan rapidísimo” y que en un par de días lo del jet lag estaría superado.

No se si es que mis niños son los raros, os recuerdo que tienen 3 años y medio y el otro casi 4 meses, pero a ellos les ha costado y les sigue costando todavía después de 2 semanas. Tanto que es meterlos 5 minutos en el coche y se quedan fritos los pobres.

El jet lag de los niños

El jet lag de los niños

Pablo, “gracias” al jet lag ya no duerme la siesta porque a las 2 de la tarde sale de la guardería como si quisiera comerse el mundo y a las 6 está ya que se duerme por las esquinas. Por no hablar del hambre, a las 3 de la tarde está que quiere comerse un camión.

Daniel, el principal problema lo tiene con los horarios de sueño nocturno, en España ya le teníamos más o menos encauzado, durmiendo casi la noche completa y aquí se levanta a las 5 de la madrugada como si fueran las 9.

Así que aunque yo no suelo sufrir mucho de jet lag, es como si lo sufriera porque las ojeras y el cansancio no se me pasan desde que hemos llegado.

¿Alguna de vosotras ha tenido una experiencia parecida? ¿Cuanto tardaron en adaptarse los niños? ¿Algún truco para el jet lag de los niños?

¡Muchas gracias!

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comments

  1. Hola Laura,
    Soy la mamá de cosasdelavidaenusa, que ahora estoy en Brasil y con nuevo blog http://www.cosasdelavidaensaopaulo.wordpress.com
    Qué pena me dan tus dos niños! Pues yo te diré que los míos nunca han tenido problema con el jet lag. Ni en las idas y vueltas España-USA, ni ahora que hemos venido a Brasil. Soy yo la que lo llevo peor y me tiro semanas durmiendo mal. No se me ocurre otro consejo que agotarles durante el día para que caigan fritos por la noche. ¿Que tal la experiencia americana? Miami me suena muy diferente a Rhode Island,.. Cuéntanos!

    • Hola Naya!
      Como estas? jolin que suerte que tus hijos no hayan tenido jet lag. Los míos ahora casi después de un mes empiezan a adaptarse. Aunque Pablo sigue durmiendose por las esquinas a partir de las 7 de la tarde ;). Para el lunes que viene estoy preparando post sobre mi primer mes en Miami y ahí ya cuento algo más sobre la experiencia americana. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *