basta de disculpas
Leo y escucho reiteradas veces lo mismo: debo disculparme por todo, y no puedo evitar equivocarme, acabo de llegar. La frustración que sentimos al no saber, no conocer y tener que preguntar todo es muy grande pero esto no debe estar compañado de un sentimiento de culpa. Pon un límite a tu actitud y di basta de disculpas por cada cosa que crees que haces mal o que no es acorde a lo que se espera de tí.

Yo digo basta de disculpas :
  • Por no pronunciar como un nativo
  • Por no entender las reglas
  • Por no saber cómo llegar a un lugar
  • Por preguntar varias veces las mismas cosas
  • Por querer conservar tus tradiciones
  • Por hablar tu idioma
  • Por la nostalgia que tienes
  • Por ser muy apasionada
  • Por tratar de entender lo que dicen los productos del super
  • Por tener el coraje de empezar de cero en tu profesión
  • Por querer hacer valer tus derechos
  • Por ser tolerante
  • Por pensar mucho en tu país y los tuyos
  • Por querer reinventarte y que los resultados no sean inmediatos
  • Por hacerte valer
  • Por defender tus convicciones
  • Por tu valentía ante la hostilidad de lo desconocido
  • Por sentirte abatida más de lo que deseas
  • Por proponer ideas que salen de lo normal
  • Por integrar las costumbres locales a tu manera
  • Por no poder explicar lo que te duele
  • Por querer ser feliz en un lugar lejos de los tuyos
  • Por defender a los tuyos con señas y gestos si es necesario
  • Por enojarte cuando te sientes desbordada
Y lo que te quiero decir es que aceptemos quienes somos, estemos abiertos a aprender pero no pidamos disculpas por no saber. Esto es un aprendizaje para nosotros y para nuestros hijos. Somos el modelo de nuestra familia. Preguntar  de buena manera a la cajera del super que te repita cuánto debes pagar porque no has entendido, a la secretaria del cole que te explique dónde obtener los formularios que te piden y ayuda para completarlos, al dueño del piso donde vives que te aclare mil veces tus derechos y sus obligaciones… La lista es tan larga que me pasaría un día entero dándote ejemplos. Agradezca que tengan paciencia pero no debes disculparte a cada paso.

Lo que te aseguro es que con el tiempo mejora pero en mi caso después de 7 años en Nueva York sigo sin entender los anuncios del conductor del Subway (y muchos locales también) Es parte de nuestra actitud, de ser más intrépidos, de vencer nuestra timidez y salir adelante con lo que vemos como obstáculos. Lo estas haciendo bien, date tiempo y más ánimos.

¿Qué le agregarías a esta lista?
Saludos,
Erica
newsletter Mamas por el Mundo