Vivir la maternidad lejos de la familia

 

maternidad lejos de la familia

Hace muchos años que vivo lejos de mi Argentina natal y estaba apenas recién casada al partir. Convertirme en mamá lejos de mi país y de mi gente fue darme cuenta que la frase ‘vas a ver cómo te cambia la vida’ me iba a quedar pequeña, porque mi vida ya había empezado a cambiar mucho pero aún no me había dado cuenta hasta qué punto iba a seguir cambiando. Pero más que nada descubrir a cada paso, cómo vivir la maternidad lejos de la familia.

Buscar un embarazo, elegir médico (preferentemente que hable tu idioma) y entrar de lleno en el sistema de salud de otro país fue un desafío que enfrenté con ganas, sorteando obstáculos administrativos y buscando términos médicos en el diccionario, porque esos no te los enseñan en ningún curso.

Cuando estás en pleno trabajo de parto y tu cabeza no da para hacer traducciones de las indicaciones de la partera, te das cuenta que ser mamá te dará mucho más que un hijo, te redescubrirás a pesar de la latitud, los idiomas y las diferencias culturales.

Desde el primer día le hablamos en español, con nuestro acento y expresiones típicas y cantando canciones de María Elena Walsh, que remitían a nuestra propia infancia y sus letras y mensajes nunca pasan de moda. Esa es sin dudas la mejor parte: ver crecer a tu hijo en dos culturas simultáneamente, mientras te enseña que ser madre en otro país es también aprender las canciones del jardín, en francés, inglés o alemán a tus 30 años. Y eso fue sólo el comienzo de esta hermosa aventura de vivir la maternidad lejos de la familia.

La escuela primaria nos enfrentó a otros desafíos y curiosidades, a leer y escribir en dos idiomas al mismo tiempo, a mejorar juntos nuestro dominio de una nueva lengua, que se aprende muy diferente a los 6 años que cuando ya transitas la vida con título universitario en mano. Y la gran revolución llegó a mi casa cuando hubo que sentarse a hacer tareas en un idioma que no es el español, a asistir a reuniones de padres y descubrir las diferencias culturales, y al mismo tiempo cuánto nos une a las mamás más allá de nuestros orígenes. Definitivamente la maternidad en otro país no deja de enseñarme cosas cada día y a disfrutarlas aprendiendo con mis hijos.

Ser mamá lejos de mi familia implica arreglármelas sola, bastante sola, organizando mis tiempos, mis necesidades y acomodando los intereses de cada miembro de la familia, como pasa en la cotidianeidad de muchas mamás. Es también aprender a compartir esa maternidad a la distancia y sorprenderme de cuán creativa puedo ser usando Skype, editando fotos y haciendo videos para compartir con mis seres queridos.

Poder mantener a los hijos conectados con nuestras propias raíces requiere de muchas energías y esfuerzo, ya que el gran desafío es ir encontrando un equilibrio entre la inserción en la cultura local y la práctica de las tradiciones familiares.

Sin lugar a dudas la palabra mamá es de esas que suenan bien en todos los idiomas. Felíz día.

Erica

 

FOOTEREBOOK

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos marcandos con * son obligatorios

Puedes utilizar etiquetas y atributos de HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>