Viajes largos en avión con niños

Hola! Ya llevamos una semana en Miami y tengo mil cosas que contaros relacionadas con la expatriación en familia.

Para llevar un orden y empezar por el principio, hoy os voy a hablar de mi experiencia haciendo un viaje largo con dos niños pequeños, que ya os adelanto que no me pareció tan duro como pensaba…aunque conté con la ayuda de mi madre sin la que estoy segura esta primera semana no estaría siendo la misma.

Para que los niños estuvieran descansados y no tuvieran mucha necesidad de dormir en el avión decidimos coger el vuelo por la mañana, salía a las 11:00. Daniel no tiene demasiados problemas para dormir pero sabía que para Pablo iba a ser complicado dormir en un asiento de avión.

De equipaje de mano llevaba el carro de Daniel, la mochila portabebés y una maletita de mano con ropa de cambio para los dos, pañales, la leche en polvo, biberones, algún sandwich y fruta porque no estaba muy segura de que a Pablo le gustara la comida del avión (y no me equivoque ;)), un parchis pequeñito y pinturas y papel para que Pablo jugara.

 Viajes largos en avión con niños

El viaje para Pablo fue bastante sencillo, durmió alrededor de 2 horas y se mantuvo entretenido con los juegos, escuchando música y dando paseos. Pero con Daniel tuvimos problemas. El primero fue que American Airlines no tiene cunas (Iberia y otras compañías si las tienen), por cortesía, lo que hicieron fue bloquearnos un asiento y así pudimos improvisar una pequeña cunita para Daniel en la que pudo dormir a ratos, pero esto no podría haber ocurrido si el vuelo hubiera estado completo.

Viajes largos en avión con niños

Los cambios de presión también le mantuvieron un poco inquieto, sabía que tenía que ponerle el chupete durante el despegue y el aterrizaje pero durante este ultimo, ni el chupete ni el biberón fueron suficientes y el niño lloro bastante.

En resumen, el viaje fue mejor de lo esperado pero agotador porque los mayores no dormimos nada y al aterrizar todavía quedaba la recogida de maletas y el paso por la aduana y controles, que para USA son tropecientos.

Y todavía quedaba lo mejor ;)…los efectos del jetlag que todavía Daniel sigue sufriendo un poco, pero esto ya os lo cuento en el siguiente post.

Y vosotr@s, ¿cómo os organizasteis en vuestros viajes largos en avión con niños? Me gustaría conocer vuestras experiencias y trucos para nuestra vuelta en Navidad.

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.