Mamá expatriada en Jeddah

Mama expatriada en Jeddah

Os presento a Amaya, una reciente mamá expatriada en Jeddah. Teníamos muchas ganas de contar la experiencia de una madre expatriada en Arabia Saudí y además su blog sirve de ayuda a muchas madres que llegan a este país.


Antes de empezar mi relato como española expatriada, me presento: soy Amaya, de O Porriño (Galicia), tengo 32 años y soy licenciada en Ciencias del Mar. Hasta nuestro traslado me dedicaba a la gestión de proyectos de acuicultura y suministros marinos. Si hace unos años alguien me hubiese dicho que iba a estar viviendo en Arabia Saudí, como poco, lo habría tratado de loco… pero la vida te da sorpresas, y desde septiembre de 2013 resido en Jeddah, ya que el trabajo de mi marido nos ha traído hasta aquí para participar el famoso proyecto del Ave del desierto.

También soy la autora del Blog “Una abaya para Amaya”, y desde el pasado noviembre, madre primeriza. Así que resumiendo: expatriada, madre y bloguera.

Ya os he contado qué me llevó a residir en el extranjero, y ahora os contaré qué me llevó a escribir mi blog: desde que supe que nos íbamos a ir a vivir a Arabia y empecé a buscar información a través de webs y blogs, noté que había un vacío en blogs escritos por mujeres que estuviesen en este país y que hablasen del día a día, de su experiencia. También me gustaba la idea de recoger todas las cosas que me llamaban la atención, y compartirlas con mis lectores (al principio sólo confiaba en que lo hiciesen familiares y amigos, pero estoy encantada de ver cómo ese círculo se ha ido ampliando). 

Después de más de un año y más de cien posts publicados, me ha contactado mucha gente, para preguntarme, para plantearme su situación, para pedirme ayuda, así que estoy muy contenta de que mi iniciativa le haya sido de utilidad a otras personas.

Aunque gran parte de mi embarazo transcurrió en Jeddah, y en un principio la idea era que el bebé naciese en Arabia, finalmente tuvimos que desechar esa idea, más por un tema burocrático que por otra cosa. En ese momento aún no teníamos los permisos de residencia, así que podía verme en una situación muy delicada, ya que según nuestros cálculos, mi visado se caducaría antes de tener listos los papeles del bebé, para poder sacarlo del país y la verdad, estar de ilegal en Arabia con mi bebé no me apetecía nadita.

La nota agridulce es que el papi se tuvo que marchar a las cinco semanas, y nosotras nos tuvimos que quedar en España, a la espera de que se solucionasen nuestros papeles para poder viajar al país y reunirnos los tres.

Después de tres meses, estamos recién llegadas en Jeddah, por lo que están siendo días de presentaciones y visitas, todos quieren conocer a Cloe!!

Vivir en Arabia, ha supuesto para mí un cambio radical a todos los niveles, pero aquí estamos, sacándole la parte positiva a la experiencia, que como todo en la vida, la tiene.

Debo decir que al vivir en un compound (especie de urbanizaciones privadas, donde vivimos la mayoría de los expatriados), se hace bastante llevadero (sobre todo para las mujeres y los niños). Además, en nuestro compound nos hemos ido juntando bastantes familias españolas, así que te sientes más como en casa, al contar con un grupo de amigos con los que compartes costumbres, gastronomía, horarios e idioma. Raro es el fin de semana que no nos acabamos juntando para algún plan.

Aunque mi marido ya me había puesto sobre aviso, diciéndome que Arabia poco tiene que ver con la imagen de opulencia, exclusividad y lujo que nos llega de Emiratos, como Dubai o Abu Dhabi, fueron muchísimas las cosas que me dejaron sin palabras a mi llegada.

La gente me pregunta mucho por la abaya, les extraña que siendo expatriada la tenga que utilizar. Es cierto que es una cosa que choca mucho desde fuera (a mi no me hace especial ilusión llevarla), sin embargo, casi llevo peor la falta de autonomía. En España, yo estoy acostumbrada a moverme de forma libre, coger mi coche e ir adonde quiero.

En Arabia, en primer lugar las mujeres no pueden conducir (tampoco las expatriadas), y no está bien visto que una mujer vaya sola. Lo normal es moverse con otras mujeres o en la compañía de un hombre de la familia. Así que en este aspecto, te ves bastante  limitada.

Luego hay un sinfín de normas y curiosidades, para eso os invito a leer mi blog o este relato se extendería bastante. Sólo os adelantaré que el país se para cinco veces al día por los rezos, que prácticamente en todos los sitios hay segregación por sexos, que está prohibido el consumo de cerdo y alcohol, que conducen como locos, que les preocupa más bien poco el medio ambiente y que les encanta la ostentación. Cuando llegué por primera vez a Jeddah estaba muy asustada con la idea de “meter la pata” sin querer,  por ejemplo con un acto tan simple como darle un beso en público a mi marido.

De momento, mi bebé será muy pequeña para darse cuenta del país en el que va a crecer, pero sí que creo que será enriquecedor para ella estar rodeada de otros niños y mayores de diferentes nacionalidades. Y lo más importante, que estará con su padre y su madre. En España me habría visto obligada a tirar de guardería o de abuela porque la baja maternal dura lo que dura, así que en Arabia, para mí es un lujo poder dedicarle mi tiempo a mi bebé, al menos mientras no tenga un trabajo con un horario fijo.

Me entristece que se críe lejos de la familia, pero afortunadamente viajamos con relativa frecuencia a España, así que aprovechamos al máximo esas escapadas.

Amaya.

Etiqueta suscripción

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comments

  1. Susa

    Hola a tod@s!
    No puedo expresar con palabras lo valioso que fue para mi familia encontrar su blog y su ayuda, fue muy importante para el traslado a Jeddah de mi marido. El resto de la familia seguimos con los trámites burocráticos para ir allí, pero su información y las personas con las que me puso en contacto nos han facilitado mucho las decisiones. Gracias, Amaya.

  2. adriana

    Yo también sigo el blog de Amaya!! me está siendo muy útil ya que soy mamá de un bebe y en unas 3 semanas, después de 5 meses de papeleo nos mudamos a Jeddah donde esperamos conocerla. Venimos de un país completamente diferente, Nueva Zelanda, pero tanta lejanía se me hacía una montaña para viajar con nuestro hijo. Saludos!

    • Bienvenida Adriana! Muchas gracias por pasarte por aquí. Me alegra mucho que Amaya te este sirviendo de ayuda para esta nueva aventura que vais a emprender. Mucha suerte y aquí estamos para lo que quieras. Un beso, Laura.

  3. Lorena

    Hola Amaya…. soy Colombiana y por el trabajo de mi esposo nos vemos en la obligacion de viajar a Jeddah. Hay dos temas que me preocupan bastantes y son que estoy embaraza y mi parto deban atenderlo allá, he podido leer que la atencio en salud es mala, y me da pánico que no me dejen sacar a mi bebé después para devolverme para Colombia.

    Muestra otra hija tendria que llegar a estudiar que tan difil puede ser el ingreso? Que vale la educación? En caso de pagar mi parto en una clinica privada que costaría? Que papeles debo alistar antes de salir del país refrente a mi embarazo?

    • Hola Lorena,

      Amaya es quien mejor puede responder estas preguntas tan específicas. Te sugiero que te pongas en contacto a través de su blog, que figura en el post.

      Saludos
      Erica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *