El factor emocional

EL FACTOR EMOCIONAL

El factor emocional de tu hijo no es otro que lo que siente, sueña, padece y hasta lo que lo emociona. Lo que nos sucede a nosotras como adultas es tan fuerte como lo que le sucede a nuestros hijos, sumados los avatares de lo que implica mudarse de país.

 

Mucha gente me pregunta si es mas fácil pensar en el factor emocional de los hijos de forma diferente si han nacido en el extranjero que si se han mudado de más grandes. Efectivamente las cosas cambian muchísimo y cada caso es diferente.  Si el miedo es a cómo van a afrontar el gran cambio que implica mudarse a otro país la respuesta es: con los miedos, las pocas certezas y las dudas propias de su edad frente a lo desconocido. Todo lo que podamos hacer y decir para calmar la ansiedad que provoca una partida parece poco, pero es justamente por eso que no debemos precipitarnos y adelantarnos a sus preguntas con respuestas que aún no están en condiciones de procesar a su edad.

Cuando son adolescentes comentábamos, en otro post ,que el agregado de las particularidades que atraviesan a esa edad son a tener en cuenta de forma muy específica. Definitivamente, no es lo mismo mudarse con niños pequeños. La adolescencia es un universo en sí mismo y con sus propios códigos.

Consejos básicos para tener en cuenta a la hora de pensar en cómo enfrentan nuestros hijos la mudanza de país y de qué forma acompañarlos en el proceso :

  • no te precipites en anunciar la noticia: es mejor esperar a tener datos concretos para poder responder a algunas de sus primeras preguntas
  • no traslades tus miedos y tus ansiedades a tus hijos (esto es regla general)
  • la decisión la toman los adultos y buscar consenso no es siempre lo más aconsejable
  • la noticia debe ser anunciada por los padres, ten cuidado si hablas con otros adultos delante de ellos
  • lo que a tí te fascina no es lo mismo que interesará a ellos
  • estar listo para responder a muchos “¿por qué?”
  • tus excusas para irte no son fáciles de entender a cualquier edad
  • buscar un buen momento para anunciarlo, o si no puedes tener una larga charla por su corta edad, ir introduciendo el tema de a poco (libros y otros recursos) pero no dejes de ponerlo en palabras
  • cuando lo anuncies ofrece información y precisiones, muéstrate sincera, no importa la edad, utiliza ejemplos concretos
  • refuerza el sentimiento de “no abandono”, especiamente referido a familiares y amigos
  • planificar pequeñas tareas juntos para la mudanza

 

Decirle a tu hijo que todo estará bien es importante, mentirle anunciándole algo que no sabes si podrás cumplir es generar falsas expectativas. No los engañes ni te engañes, a largo plazo hay mil cosas por lograr pero promote lo que puedes cumplir a corto plazo, cuando llegues y comiences a instalarte.

Decirle a tu hijo que conocerá nuevos amigos sabes que es algo posible, asegurarle que podrá aprender un nuevo idioma de a poco y lo ayudarás a lograrlo, es sostenerlo emocionalmente, reconfortarlo y ayudarlo a pensar en objetivos a cumplir que se encuentran a su alcance.

Una de las cosas que enfatizan todos quienes viven afuera es la mejor calidad de vida familiar que han ganado y eso es algo que debes transmitir en el seno de tu familia, con un mensaje claro de que el núcleo familiar se beneficiará con ello.

La forma en que este proceso comienza es también la forma en el cual se va a desarrollar. Que todo sea caos entre papeleos, cajas de mudanza y despedidas va a ser un poco inevitable. ¿Cómo preservarlos y preservarte?

No somos mujeres maravilla pero queremos hacerlo bien, por ellos y por nuestra familia en general. Para poder sostener emocionalmente a tus hijos debes sentirte respaldada y segura, por la decisión, por tu pareja e internamente. La pareja no siempre puede con todas las responsabilidades y se generan más tensiones de las que ya tenías porque la ansiedad y el miedo al paso que implica vivir lejos son muy grandes. En algunos casos nuestra familia y amigos no nos respaldan ampliamente y eso es muy perturbador, y en el caso de los niños se siente de una manera muy ambigua: los abuelos que no apoyan y los padres que aseguran un futuro mejor. La situación puede ser dificil de manejar pero debes tomar las riendas si eso sucede.  

Crees que vas a poder con todo, y te aseguro que lo harás, aunque te equivoques y tropieces varias veces con la misma piedra. Lo importante es que busques respaldo porque vas a sentirte desbordada muy rápidamente si no tomas los recaudos para que no suceda. Ve con paso firme, de a poco, establece prioridades y sobretodo no dejes al azar ningún visado o permiso de residencia.

Lo mejor está aún por llegar, ábrete a un mundo de posibilidades para disfrutar de la experiencia al máximo.

He preparado unas sesiones de consulta especiales para ayudarte a dar estos pasos hacia una etapa tan importante en tu vida. ¿Quieres que tu expatriación funcione y disfrutarla al máximo? No dudes en contactarme.

Saludos,

Erica

FOOTEREBOOK

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos marcandos con * son obligatorios

Puedes utilizar etiquetas y atributos de HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>