Café del Sábado en Miami: 3 meses de expatriada

3 meses expatriada

Inauguramos sección siguiendo el ejemplo de Mar y María de Sonambulistas, Eli de Crónicas Germánicas o Lucia de Baballa y es que el café del Sábado en Miami me gustaría compartirlo con alguna de vosotras. Con mi madre, con mi hermana, con mi abuela, con Tania, con Noelia y con tantos seres queridos a los que no puedo ver en persona y por supuesto también con cada una de vosotras que ya formáis parte de mi vida.

¿Café para dos?

Si estuviera tomando un café en Miami contigo, te contaría que ya llevo 3 meses expatriada aquí, y que me parece que llevará toda la vida. La adaptación ha sido bastante fácil, pero porque venía muy mentalizada después de mi experiencia anterior fallida (en uno de estos cafés te la cuento). Echo de menos mil cosas, pero el día a día con los peques me absorbe tanto, tanto, que no tengo ni tiempo para pararme a pensar en penas.

Si estuviera tomando un café en Miami contigo, te contaría que Pablo viene cada día contandome las nuevas palabras que ha aprendido en inglés, que me corrige con la pronunciación de algunas de ellas y que es asombroso lo mucho que puede aprender un niño en esa edad.

Si estuviera tomando un café en Miami contigo, te contaría que ya estoy pensando en el menú para Thanksgiving, que tengo mucha ilusión y que aunque desde España lo veía como una americanada, ahora, después de estos 3 meses de expatriada, creo que tengo mil cosas por las que dar gracias. Estar lejos de tu familia y amigos hace que valores mucho más la suerte que tienes por tenerlos y que te apoyen tanto en esta nueva aventura.

Si estuviera tomando un café en Miami contigo, te diría que estoy feliz con como marcha el proyecto de Mamás por el Mundo, que estoy conociendo a gente maravillosa y que tengo mil cosas en mente que compartir con las madres expatriadas que me leéis.

Si estuviera tomando un café en Miami contigo, me despediría ya porque tengo esperando a dos familias españolas también expatriadas en Miami, para irnos a conocer la estación de LA NASA en Cabo Cañaveral. Me muero de ganas por ver la cara de Pablo cuando lleguemos.

Y después de este rollo que te he metido, te toca a ti, ¿qué me contarías si nos estuviéramos tomando un café en Miami?

Laura.

 Etiqueta suscripción

 

 

compartir en:

Artículos Relacionados:

Comments

  1. Erica

    Yo me tomaría uno en Cuzco y otro en Miami! Aquí en New York hace bastante frío, así que me vendrían bien un par de tazas mas para este sábado. Eso si, las acompañaría con un buen cheesecake neoyorkino!

  2. Tania

    Lauri, como me gustaría tomarme un café contigo, en Miami, en London, en Madrid o en Plasencia. Que que´te contaría? Pues te contaría que ya estoy pensando en las Navidades. Éste año serán navidades londinenses, otra vez, pero creo que es el primer año que digamos no estoy tan triste como los anteriores. He decidido tener dos Navidades al año, las fechas…las que se puedan, estar con los tuyos, cuando sea, es que cuenta.
    Te quiero, un beso fuerte.
    PS. Pronto nos tomaremos ese café.

  3. Susana

    Hola Laura,
    Si estuviera tomándome un café contigo en Miami, te contaría que llevo casi tres meses también expatriada. Estoy en Singapur, un lugar en el que jamás de los jamases hubiera imaginado vivir. Tuve que buscarlo en el mapa para ubicarlo correctamente y averiguar que es una ciudad estado, del tamaño de Menorca aproximadamente, pero tan poblado como la isla balear en verano, una humedad del 90% y con toda la construcción del mundo, aunque muy verde todo.
    Si estuviera tomando un café contigo en Miami, te contaría que lo he hecho por amor, que después de reencontrarme con un viejo amigo y enamorarnos como dos colegiales, decidí que no me perdía esta historia, aunque tuviera que cruzarme el mundo con mi niña a cuestas. Que nueve meses de WhatsApp, Skype, FaceTime y toda la tecnología posible mediante, hizo que por fin nos encontráramos en esta ciudad, más enamorados si cabe. Y que tres meses después nos hemos casado. Que esto es un cuento que jamás hubiera creído protagonizar.
    Si estuviera tomando un café contigo en Miami, te contaría que no todo ha sido un camino de rosas, que ha habido días llenos de ansiedad y pesimismo. Que dejar el trabajo, aunque fuera una liberación, no fue fácil, porque siempre he sido independiente y ahora estoy bloqueada con mi futuro laboral. Que organizar una mudanza, por pequeña que fuera la mía, y hacer una lista de todo lo que hay que cancelar, arreglar, contratar y coordinar antes de irse es como escalar el Everest con tacones. Que despedirte de tu gente, aunque intentes relativizar, porque esto no es el fin del mundo y la bendita tecnología existe, es un espanto. Que ver la cara de tus padres descompuestos cuando te vas es para amedrentar al más aventurado del mundo. Y que recibir todo el cariño de tus amigos y de gente que ni imaginabas es absolutamente increíble. Pero que no sabes cómo dar las gracias a todo el mundo por tanto amor.
    Si estuviera tomando un café contigo en Miami, te contaría que el balance de estos tres meses es inmejorable. Que no me ha resultado difícil para nada hacerme con la organización de una casa, yo que he sido un desastre doméstico con patas toda mi vida. Que encontrar una casa fue divertido, y encontrar un colegio perfecto al lado mismo, una suerte fantástica. Que tengo que ponerme las pilas con el inglés, pero que ver cómo mi hija de tres años hace frases y pelea por hacerse entender me motiva más y más a afrontar todo lo que venga. Que la relación con mi ya marido no puede ser más feliz y que sé que doy asco, pero es que a veces la vida se porta así de bien con uno. Que no paro de dar las gracias a Dios, al Universo y a quien sea por esta oportunidad. Y que después de estos meses que parecen casi vacaciones con cometido, llegará 2015 con toda la realidad. Porque quiero y tengo que buscar trabajo en un ambiente que no es el mío y con un pequeño caos mental al respecto, y en un idioma y cultura que nos on las mías. Que voy a luchar como una salvaje porque esta historia siga siendo así de alucinante y que en una de estas, empiezo a hacer nuevos amigos, que es lo único que me falta ya.
    Mi café contigo daría para mucho, ya ves. Espero no haberos aburrido y sigo leyendo este blog tan lleno de energía.
    Hasta la próxima, Laura!

    • Hola Susana!! Wow!! Me ha encantado tomarme este café virtual contigo!! Tu expatriación sin duda da para muchos cafés ;). Me encanta tu historia, como la cuentas y la felicidad que transmites. Estoy segura de que con esa actitud que tienes no tardarás en encontrar tu camino laboral. Voy a escribirte ahora mismo porque tengo ganas de conocer más tu historia! Hasta ahora! ;).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *