Anunciando malas noticias

 

Oh la la…

Es París, es el lugar donde viví un tercio de mi vida, donde me convertí en madre, donde mis hijos empezaron a caminar, a leer, a reír….

No fue fácil pero decidí que como mamá tenía la responsabilidad de transmitirles la información lo antes posible y en un marco contenedor, las malas noticias son también parte de la vida. No quería que viendo la tv de golpe aparecieran esas letras pequeñas debajo anunciando en algunos caracteres algo que es tan duro de entender.

Y sin tanto preámbulo ni preparación les comenté de a poco lo que había pasado. Guiándome por sus expresiones y preguntas fui dándoles información y detalles suficientes para su curiosidad y a su nivel. Decirles a mis dos futbolistas que hubo un atentado fallido en el estadio de futbol no me pareció relevante, justamente ese tipo de detalles los evite en la primer charla porque nada sucedió en ese lugar especificamente.

Me asombre con sus preguntas y por el nivel de información que tienen nuestros hijos. Con apenas 9 años querían precisión sobre si fue un atentado suicida o alguien con armas disparando por la calle. Parece que esos conceptos son mas comunes para ellos de lo que yo hubiese imaginado.

Preguntaron por nuestra familia y amigos y les confirme que todos estaban bien, que por suerte casi todos estaban en sus casas.

La charla termino pero las preguntas y comentarios se sucedieron a lo largo del fin de semana.

Les dije abiertamente que como mamá es una de las cosas mas difíciles que me toca hacer y que no tengo respuestas para todo porque hay cosas que son inentendibles e inexplicables para mi y que podemos pensar juntos acerca de los sucesos.

No es la primera vez que les explicamos un suceso tan terrible como este, algunos son mas cercanos por como nos identificamos con ellos otros tan terribles no nos son indiferentes tampoco.

Es importante hablar por que es preferible que se enteren por nosotros y encuentren respuesta y contención en un marco adecuado. Es imposible ocultar este tipo de información, verán imágenes o escucharan comentarios al respecto en diferentes ámbitos de su rutina.

Si los niños son muy pequeños por supuesto que no es necesario traer el tema pero podemos poner en palabras que estamos preocupados por cosas de grandes porque seguramente no somos los mismos que el viernes por la tarde, nos hemos visto afectados de alguna forma.

No dudes en ponerte en contacto para seguir pensando juntas cómo abordar con nuestros hijos temas como éste y tragedias que tocan de cerca a nuestras familias.

Por la paz en el mundo

Erica

compartir en:

Artículos Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.